Las competencias profesionales y la búsqueda de empleo

En el mercado de trabajo actual oímos hablar mucho de las competencias profesionales, pero sabemos realmente qué son, o cuáles son las más demandadas por las empresas, o cómo podemos mejorar nuestras competencias.

En el presente artículo queremos ayudarte a que conozcas en mayor medida qué son las competencias profesionales y cómo influyen en la búsqueda de empleo, y además vamos a aclararte cuáles son las competencias más valoradas en el mercado de trabajo actual y si es factible o no mejorar nuestras competencias.

 

¿Qué son las competencias profesionales?

Lo primero que tenemos que tener claro es qué son las competencias profesionales, con objeto de no confundirlas con  otros términos como destrezas, responsabilidades, o competencias laborales.

Las competencias profesionales son las capacidades o cualidades que tiene una persona para poner en práctica todos sus conocimientos, habilidades y valores en el ámbito laboral.

Debido al gran número de candidatos que se postulan a las ofertas de empleo, las competencias profesionales han adquirido un gran protagonismo en los procesos de selección, utilizándose por parte de las empresas para elegir al mejor profesional para cada vacante, evaluando para ello cuáles son las principales competencias que cada candidato puede aportar y cuáles encajan mejor con las competencias que requiere el puesto ofertado.

Por tanto, podríamos decir que las competencias profesionales son actualmente tendencia en los procesos de selección, y es por ello que si estamos en búsqueda activa de empleo adquiere especial relevancia el que las conozcamos y sepamos cuáles son las más valoradas por las empresas.

 

¿Cuáles son las competencias profesionales más demandadas por las empresas?

Teniendo en cuenta los requisitos competenciales que aparecen reflejados en la mayoría de las ofertas de empleo, podemos concluir que las competencias profesionales más valoradas o requeridas por parte de las empresas son las siguientes:

Capacidad de orientación al logro: Es la capacidad de contribuir a la consecución de resultados y a conseguir objetivos.

Capacidad para dirigir: Es la capacidad de liderar e influir en los demás, y de inspirarlos para desarrollarse en un puesto de trabajo.

Capacidad para comunicarse: Es la capacidad para transmitir información eficazmente y comunicar opiniones con seguridad, confianza y convicción.

Capacidad para trabajar en equipo: Es la capacidad para empatizar y ofrecer colaboración y apoyo hacia los compañeros de trabajo.

Capacidad de organización: Es la capacidad para coordinar y estructurar actividades, para contribuir de forma positiva al desarrollo de los proyectos asignados.

Capacidad adaptación y gestión del estrés: Es la capacidad para aceptar los cambios de forma positiva, y ser capaz de trabajar con alto nivel de presión y responsabilidad.

Capacidad para hablar idiomas: Es la capacidad para comunicarse de forma correcta en dos o más idiomas.

Capacidad para innovar: Es la capacidad para ofrecer creatividad y originalidad.

Todas estas cualidades han cobrado una especial importancia en los procesos de selección en los últimos años, debido a que son las competencias profesionales más valoradas por las empresas, y es por ello que muchas personas se preguntan si podrían adquirir estas competencias o potenciarlas.

 

¿Podemos adquirir nuevas competencias profesionales o mejorar las competencias que ya tenemos?

La respuesta es un SÍ rotundo. Todos podemos mejorar nuestras competencias profesionales o adquirir nuevas competencias. Las personas tenemos un potencial innato para algunas competencias, pero podemos entrenar y desarrollar otra a través de su conocimiento y aprendizaje.

No obstante, no podemos pretender mejorar nuestras competencias profesionales con cualquier tipo de oferta formativa, debemos buscar acciones formativas ajustadas a las necesidades reales del mercado de trabajo, muy especializadas en la competencia o competencias que queremos adquirir o potenciar, con un enfoque o metodología eminentemente práctico, y verificando que el centro impartidor sea referente en este tipo de formación para que cuente con los mejores recursos técnicos y humanos.

Los profesionales que tienen sus competencias más ajustadas o desarrolladas con respecto a lo demandado por el mercado de trabajo, tienen más posibilidades de éxito en los procesos de selección y, por tanto, verán incrementada su empleabilidad a lo largo de su carrera profesional.

Por tanto, tener claro cuáles son nuestras competencias más desarrolladas, y cuáles tenemos que potenciar o adquirir, no sólo nos ayudará a conocernos mejor, sino también a saber cómo destacar, y a ampliar nuestros horizontes profesionales.

Conócete y potencia tu carrera profesional a través de la adquisición y desarrollo de competencias profesionales

Negocios de fotografía creado por Peoplecreations – Freepik.com