Acabo de finalizar los estudios y… ¿qué hago ahora?

Quizás esta puede ser una de las preguntas más retóricas que podemos hacernos. Acabamos de finalizar los estudios, da igual el grado que sea, y nos preguntamos qué hacer ahora. ¿Qué hacer y cómo ocupar el tiempo que antes dedicábamos a las clases y al estudio?

Dependiendo del nivel de estudios que hayamos finalizado, tenemos varias vías que podemos elegir.

– Seguir estudiando: dependiendo del nivel de estudios que hayamos finalizado podemos continuarlos hasta completar un nivel superior. Universidad, Máster, etc. así, podremos seguir formándonos y adquirir conocimientos que nos ayudarán a optar a puestos de trabajo superiores.

– Prácticas en empresas: hay disponibles prácticas remuneradas que se pueden solicitar una vez finalizados los estudios. Prácticas aquí en España con ayudas para los desempleados.

– Emprender: esta es una opción que está ahí pero que pocos jóvenes optan por ella porque es quizás la que más vértigo da. Para emprender, debemos tener una idea clara por la que emprender, un plan de empresa realizado, y un capital inicial del que disponer. Hay disponibles ayudas que se pueden solicitar para jóvenes emprendedores.

– Estudiar idiomas: realizar cursos de formación en idiomas a tiempo completo puede ser una opción interesante y muy valorada hoy en día. Puede abrirte puertas a empleos que un candidato sin ellos no podría acceder.

– Dirigirte a orientadores laborales, oficinas de empleo, etc.: si tienes decidido que después de finalizar los estudios quieres trabajar, hay entidades que pueden ayudarte a ello. Por un lado está el Servicio Público de Empleo dónde además de inscribirte como demandante de empleo, podrás crearte un perfil profesional con ayuda de los técnicos del SEPE para futuras ofertas de empleo que puedan surgir. Las agencias de colocación como Ocupa2, que trabajamos en coordinación con el SEPE y actuamos de intermediadores laborales acompañándote en tu búsqueda de empleo. Las ETT’s (Empresas de Trabajo Temporal), webs de empleo, etc.

Tal y cómo verás, posibilidades exiten muchas, lo que puede ser más difícil quizás sea tener claro qué hacer. Uno acaba los estudios pensando que el siguiente paso a dar va a venir sólo, pero no. Cada paso a dar está lleno de decisiones que tomar. Tener más o menos claro qué querer hacer puede ayudarte a seguir un camino u otro. Nunca te arrepientas del paso dado. Piensa siempre que elegimos las cosas en un momento concreto, dónde entran en juego circunstancias, coincidencias y hechos que te hicieron elegir lo que elegiste.

Fuente: Fundación Universidad Empresa de la Región de Murcia

Hay una versión móvil para esta página(AMP). Abrir versión móvil.