Véndete en las redes sociales: tu currículum en un solo tweet

¿Serías capaz de resumir todo tu perfil profesional en 140 caracteres? Éste es el reto que hoy te planteamos: aprovechar el potencial de Twitter como herramienta de difusión para mover tu currículum por esta red social de forma efectiva y directa. Te contamos lo que necesitas para conseguirlo.

Mucho más importante que ofrecer una información exhaustiva, lo verdaderamente interesante de un buen currículum es que ofrezca de un solo vistazo toda la información necesaria para que una empresa te contrate (o al menos se interese por ti).

Twitter es una red social en la que priman la inmediatez y el impacto por encima de todo, así que supone el vehículo perfecto para tus objetivos. Los ingleses lo llaman “tweesume”, palabra que resulta de la unión de “tweet” y “resume” (currículum), aunque nosotros podríamos llamarlo “currituit”.

Para que tu currituit funcione necesitarás un buen plan de acción:

  1. Tu punto de partida es un buen texto que enganche y provoque la curiosidad sobre tu perfil profesional. Para ello, tienes que resumir tu carrera en un titular, así que vuelve a leer tu currículum y anota los conceptos más importantes (experiencia, formación, especializaciones…). Con esta lista de cinco o diez palabras clave (no más) tendrás que hacer una nueva criba hasta quedarte con tres o cuatro y así obtener tu titular. Por ejemplo: “Camarera celebraciones 14 años exp.”, “Conductor transporte internac.”, “Jardinero esp. zonas verdes”, “Directiva finanzas export-import”.
  2. Aprovecha las posibilidades del lenguaje y comprime tu mensaje. Como observarás en los ejemplos anteriores, siempre que puedas utiliza abreviaturas para palabras comunes y adjetivos. Ten en cuenta que en un tuit sólo puedes usar 140 caracteres, así que éstos son muy valiosos.
  3. Tu bio también te deja espacio para añadir información de interés sobre ti. Aquí puedes añadir algún dato personal pero siempre relacionado con tu perfil profesional (por ejemplo, aficiones como la lectura, la música…) y también tu ubicación geográfica.
  4. Deja espacio en tu tuit para algún hashtag relevante como #empleo o #RRHH y serás más fácil de localizar para posibles reclutadores y empresas en búsqueda de talento. Haz búsquedas en Twitter para ver qué etiqueta puede ser más efectiva en cada momento, y cámbiala periódicamente para aumentar tu alcance.
  5. Incluye en tu perfil una foto adecuada a lo que quieres transmitir. No hace falta que estés “uniformado”, basta con que sea una foto sobria y profesional, nada de selfies frente al espejo del baño o momentos de juerga con los amigos.
  6. Por último, tendrás que dejar espacio para un enlace a tu currículum en versión completa. Puedes usar tu perfil de Linkedin o servicios externos como About.me (del que ya te hablamos en otra ocasión: “Presenta tu currículum de forma atractiva en una web personalizada”), y para que el enlace sea lo más corto posible emplea algún servicio de acortamiento de enlaces (Google Shortener o Bit.ly, por ejemplo).

Una vez que tengas pulido tu currituit llega el momento de publicarlo. Tuitéalo en tu cuenta y después utiliza la opción que te ofrece Twitter de fijarlo (haz clic en los tres puntos suspensivos que aparecen bajo tu publicación y selecciona la opción “Fijar en tu página de perfil”); así estará siempre en primer lugar cuando alguien entre en tu cuenta.

A partir de ahora tendrás que moverte. Haz búsquedas en Twitter de empresas que te interesen, especialistas en recursos humanos y conversaciones relacionadas con empleo o con tu sector de especialización y emplea los hashtags, las menciones e interactúa todo lo que puedas.

Y aunque tu currituit haya quedado perfecto, puedes ir haciendo pequeñas modificaciones para que sea más efectivo y no parezca monótono. Utiliza tu lista de palabras clave para ir actualizándolo de manera periódica y mantente activo en la red. Es un esfuerzo muy pequeño y puedes obtener grandes resultados.

Hay una versión móvil para esta página(AMP). Abrir versión móvil.