Flexibilidad laboral no es lo mismo que trabajar desde casa

Muchos trabajadores confunden el teletrabajo o trabajar desde casa con la flexibilidad laboral, la cual ofrece otras alternativas menos populares pero de mayor aplicación por parte de las empresas.

Para muchas personas el puesto de trabajo ideal sería aquel que les permitiese trabajar desde casa; sin embargo, para las empresas esta es una de las fórmulas menos contempladas a la hora de otorgar flexibilidad laboral a sus empleados, debido principalmente a la dificultad de aplicarla a la mayoría de los puestos de trabajo, por lo que el futuro de las modalidades de trabajo flexibles pasa por otras alternativas que no son tan populares o conocidas.

En muchos sectores de actividad, y en un gran porcentaje de puestos de trabajo, la opción del teletrabajo no es en absoluto realista ni viable, y es por ello que se contemplan otras fórmulas de flexibilidad laboral, como son la flexibilidad de horarios o la flexibilidad funcional.

España es uno de los países que menos flexibilidad laboral ofrece, según un informe del Instituto de Política Familiar (IPF). Según datos del INE, sólo el 27% del global de las empresas en España tienen implantadas políticas de flexibilidad laboral, frente a la media europea que está en un 35%, y la americana de un 56%.

No obstante, las empresas españolas cada vez son más conscientes de las ventajas que supone la flexibilidad laboral (entre las cuales podemos destacar la reducción del absentismo laboral, la mejora de la productividad, el incremento de la motivación del personal, el ahorro energético y la retención del talento), y es por ello que cada vez se están poniendo más en práctica distintas alternativas al teletrabajo que sean del agrado tanto de empleados como de empleadores.

A continuación te explicamos en qué consisten las principales fórmulas o alternativas de flexibilidad laboral.

Flexibilidad de horarios

Esta modalidad de flexibilidad laboral consiste en distribuir de forma flexible el tiempo de trabajo, materializándose a través de un conjunto de medidas que permiten a la empresa proporcionar a su plantilla la oportunidad de compaginar mejor su vida laboral y personal. Para ello existen una serie de fórmulas:

  • Que el propio empleado distribuya sus horas obligatorias de trabajo atendiendo a unas normas.
  • Jornada laboral comprimida. Por ejemplo, reducir a cuatro los días de trabajo, siempre y cuando se cumplan las horas establecidas semanalmente.
  • Jornada laboral intensiva, bien eliminando o reduciendo el tiempo destinado a la comida, o bien concentrando las horas de trabajo durante el turno de mañana o de tarde.

 

Flexibilidad funcional

Se entiende por flexibilidad funcional la posibilidad de los empleados de una empresa de jugar diferentes roles dentro de la misma, a través de la implantación de sistemas de rotación de puestos de trabajo, con objeto de lograr la polivalencia o multifuncionalidad de dichos empleados y minorar la desmotivación de los mismos hacia un puesto concreto.

La flexibilidad funcional es una modalidad de flexibilidad laboral que puede aplicarse a todo tipo de empresas, aunque influye en su aplicación el sector al que pertenece la empresa, el número de trabajadores con los que cuenta y el nivel de formación de los mismos.

Teletrabajo

El teletrabajo o trabajo a distancia permite trabajar en un lugar diferente a la oficina, mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación.

 

Por tanto, que una persona trabaje de manera remota no quiere decir necesariamente que trabaje en su casa, simplemente trabaja en un lugar que no es una oficina de su empresa.

Cuéntanos qué tipo de flexibilidad podrías aplicar en tu trabajo y por qué.

Hay una versión móvil para esta página(AMP). Abrir versión móvil.