Trabajar en verano

Existen falsos mitos acerca de la búsqueda de trabajo durante el período vacacional y es que un porcentaje elevado de la población cree que es una mala época para solicitar un puesto. No obstante, algunos sectores se ven reforzados durante estas fechas, siendo un momento idóneo para actualizar el currículum.

Sectores reforzados

Durante los meses de julio, agosto y septiembre determinados sectores aumentan sus servicios por lo que la demanda de profesionales crece desde el final de primavera hasta la llegada del otoño. El incremento se aprecia especialmente en los ámbitos beneficiados por el turismo, englobando desde restauración y hostelería hasta transporte y sanidad.

Asimismo, otros ámbitos laborales que disfrutan de un clímax son aquellos que aprovechan el tiempo libre colectivo, tales como autoescuelas, comercios, centros de ocio, etc. También en estas fechas se produce un gran número de eventos anuales, como festivales de teatro y música, necesitando desde expertos en seguridad hasta técnicos electricistas o de sonido.

Tipos de contrato

La gran mayoría de los contratos realizados durante el período vacacional pueden tener una connotación negativa. Esto se debe a la duración por la cual el profesional es contratado. Aquí mostramos algunas de las modalidades más comunes:

  • Cubrir vacaciones: Con la llegada de las vacaciones de la plantilla fija, un gran número de empresas se quedan escasos de personal, requiriendo desde economistas hasta limpiadores.
  • Exceso de trabajo: los sectores relacionados con el turismo disponen de un auge que debe ser cubierto de manera temporal. Sin embargo, una vez finalizado, el volumen de producción vuelve a descender, reduciendo la plantilla a su estado previo.
No obstante, todos estos tipos de contrato pueden ser una magnífica puerta de entrada de cara a formar parte de la empresa en un futuro. Con el correcto desempeño y la demostración de habilidades, pasaremos a formar parte de la bolsa de trabajo, pudiendo ser llamado en el momento que quede vacante un puesto de trabajo. Asimismo, debemos añadirle el valor formativo y es que ya habremos trabajado con los medios y según la normativa que dispone la empresa.

Por otro lado, ganaremos una valiosa experiencia acreditada con la cual proceder a la búsqueda de un puesto fijo dentro del sector. En muchos casos, la labor realizada durante el verano es más que suficiente para certificar nuestro conocimiento y más si obtenemos una carta de recomendación.
Hay una versión móvil para esta página(AMP). Abrir versión móvil.