Extrañas y curiosas preguntas de las entrevistas de trabajo

En post anteriores, te hemos hablado de cómo hacer un currículum vitae, como hacer una carta de presentación y en nuestra sección taller de empleo, te hemos hecho mención a algunas de las preguntas más frecuentes que podrán realizarte en una entrevista de trabajo.

Pero, tal  y como es la realidad, podemos encontrarnos con excéntricos procesos de selección y extravagantes entrevistadores, que pueden que te hagan las preguntas más extrañas que jamás hubieras imaginado.

Recientemente la empresa Glassdoor.com,  dedicada a la elaboración de rankings, hizo una encuesta entre miles de usuarios para conocer situaciones poco comunes debido a preguntas realizadas en las entrevistas de trabajo por los seleccionadores, dónde se preguntaban a la persona postulante al empleo preguntas como:

“¿eres cazador o recolector?, ¿cuánta suerte tienes y por qué?,  ¿por qué es peluda una pelota de tenis?  y  descríbeme el proceso y los beneficios de usar un cinturón de seguridad, entre otras no menos extrañas”.

Así también, el gigante Google, precisa en los procesos de selección, a parte de que seas un inmejorable profesional, que seas un experto en adivinación de acertijos, haciéndote cuestiones como:

“¿cuántas pelotas caben en un bus escolar?,  ¿cuál es la probabilidad de romper un palo en tres partes y formar un triángulo? o ¿cuánto tiempo tardaría en ordenar un billón de números?”

No hay respuestas concretas para preguntas de este tipo, diríamos incluso, que no hay la misma respuesta para dos entrevistadores diferentes, pero tú debes estar preparado para contestar a cualquier pregunta que te realicen.

Estas preguntas,  “absurdas” podemos decir, no se te realizan para ver cuánto ingenio tienes, si no para ver tu capacidad de reacción y comportamiento, así que contesta con calma, no te bloquees y mantén tu serenidad en todo momento.

Personalmente, estuve en una entrevista de trabajo en la que más que una pregunta extraña, que no lo era, la situación se convirtió en tensa. El entrevistador me preguntó a que dedicaba mi tiempo libre. Yo respondí, que entre otras de las aficiones que tenía, una de ellas era ir de vez en cuando a escalar, a lo que el entrevistador me respondió, “¿ahhh síiii? a ver, enséñame tus manos”. Me supo a pura desconfianza, y mi reacción fue responder, “¡no sé si mis manos van a definir mi perfil profesional, me parece un tanto fuera de sí lo que me está pidiendo¡”. Mi reacción parece ser que fue malísima, ya que el resultado fue, descartada del proceso de selección.

Ahora, te animamos a que participes en este post si has estado envuelto/a en situación similar y lo compartas con nosotros, y si no te vistes aún en semejante momento, te sugerimos que plantees posibles respuestas a las preguntas ya planteadas.