¿Cuándo tengo que firmar una baja voluntaria?

La baja voluntaria es la forma en la que un trabajador dimite de sus funciones y deja su trabajo rompiendo la relación laboral con la misma. Bajo este concepto, el trabajador nunca debería firmar un documento de baja si no existe voluntad por su parte.

Sin embargo, a veces la empresa presiona para que el trabajador firme su baja voluntaria, argumentando diferentes situaciones laborales:

🔴 La empresa, al objeto de cambiar las condiciones laborales, centro de trabajo, otra empresa del grupo, etc; quiere que firme una baja voluntaria con el compromiso de un alta con dicha modificación de manera inmediata. Debe saber que existen otros métodos legales, sin tener que firmar documento de baja, y evitando el riesgo a que la empresa no vuelva a contratarlo.

🔴 Te piden que firmes un papel en blanco. Nunca se debe firmar un documento en blanco a la empresa ya que con dicha firma puedes dar consentimiento a tus condiciones laborales, baja voluntaria, etc.

🔴 Te dicen que si firmas la baja voluntaria te facilitarán el que puedas tener prestación de desempleo. Como ya hemos comentado alguna vez, una de las consecuencias de firmar la baja voluntaria es que no se tiene derecho al paro, ya que tras la baja voluntaria el trabajador no se encuentra en situación legal de desempleo. Cualquier promesa de que la baja voluntaria permitirá “arreglar los papeles del paro” además de ser un fraude, es falso. Si se firma una baja voluntaria y la empresa así lo indica en el certificado de empresa no se podrá pedir el paro en ese momento.

Consecuencias de firmar una baja voluntaria

En el caso de que estés decidido a firmar una baja voluntaria, ya sea por decisión propia o de la empresa, debes conocer las consecuencias que pueda tener:

➡ Finalizar la relación laboral: una baja voluntaria supone dejar de trabajar y no hay seguridad en que se vuelva a ser contratado.

➡ No tener derecho a una indemnización por el tiempo trabajado.

➡ No tener derecho a pedir inmediatamente las prestaciones por desempleo. Y, además, en caso de encontrar un nuevo trabajo, sólo podrás pedirla en el caso de que la relación laboral en el nuevo empleo finalice con una diferencia de tres meses entre el primer empleo y el segundo.

Como se puede ver, todas estas consecuencias son negativas para el trabajador, que solo debe de aceptar en el caso de que de verdad quiera dejar el trabajo de forma voluntaria.

Nuestro consejo es que nunca firmes un documento sino es una decisión propia, pero en el caso de que no tengas otra vía no olvides lo siguiente:

✅ Que haya testigos que vean la presión y que puedan declarar que se firmó sin libertad de decidir si hacerlo o no. Aunque los testigos pueden ser un arma de doble filo porque ante una determinada situación pueden verse en una posición en contra de la empresa, por lo tanto, que sean personas en las que puedas confiar.

✅Hacer una firma distinta en el papel o en la baja voluntaria que se esté obligado a firmar, de forma que posteriormente no se reconozca esa firma como la del trabajador.

✅ Si la empresa obliga a firmar una baja voluntaria al firmar el contrato, es recomendable presentar una denuncia a la Inspección de Trabajo informando de este hecho. De esta forma y si en un futuro la empresa despide al trabajador utilizando esa baja voluntaria firmada se tendrá la prueba de que con anterioridad se había denunciado ese hecho. Será una prueba para que se consiga demostrar que no es una baja voluntaria real si no que es un despido, y que este sea declarado improcedente.

Otras noticias de interés:

SOBRE LA AUTORA DEL ARTÍCULO

Eloísa Blanco - Ocupa2

Eloísa Blanco

Reclutamiento y selección de personal

Hay una versión móvil para esta página(AMP).

Abrir versión móvil.