Cómo rechazar una oferta de trabajo sin perder oportunidades

Recibir una llamada en la que te ofrecen un puesto de trabajo siempre es una buena noticia. Pasamos a formar parte de un proceso de selección entre un grupo de candidatos, superando con éxito varias fases, hasta que por fin nos comunican que el empleo es nuestro.

No obstante, puede darse el caso que, tras realizar entrevistas, las condiciones y/o la empresa no encajen en lo que nosotros realmente estamos buscando. Actualmente, la demanda supera la oferta, pero el candidato tiene derecho a analizar las distintas opciones que existen, ya que en la búsqueda de empleo no vale aceptar cualquier trabajo. Es decir, una entrevista de trabajo no se convierte en vinculante, ni supone una aceptación, sino que la incorporación a la empresa debe ser de mutuo acuerdo entre las dos partes.

Aunque pueda sonar pretencioso, debemos saber cómo rechazar una oferta de trabajo cuando no nos interesa, de forma que este rechazo no nos cierre las puertas a futuros empleos en la empresa. Entre los motivos por los que rechazamos una oferta de trabajo podemos encontrarnos horarios incompatibles, inestabilidad, falta de desarrollo profesional, múltiples ofertas de empleo, o simplemente: queremos buscar otras ofertas.

Pero ¿cómo podemos rechazar una oferta de empleo sin perder oportunidades? ¿Cómo afecta este rechazo?

❌ Para empezar, lo más importante es hacerlo cuanto antes, siempre con cortesía, educación y honestidad. Cuanto antes demos una respuesta, menos perjudicaremos a la empresa.

❌  La mejor forma es enviar un mail acompañado de una llamada telefónica, utilizando esta para dar las gracias y disculparte por los contratiempos ocasionados. Además, en la llamada podríamos solicitar finalizar este “trámite” en persona para agradecer la atención, cara a cara. De esta forma, es posible empatizar mejor con la empresa y negociar si se requiere, pues mediante miradas y gestos se transmite más, aunque posiblemente el reclutador prefiera no dilatar el proceso.

❌ Hay que ser claro, breve y directo, tener claro lo que vamos a decir e intentar no salirnos mucho del guion.

❌ Debemos rechazar lamentablemente su oferta con motivos personales, como distancia a la empresa, situación familiar, situación económica, plan profesional, etc. Nunca diciendo que la empresa no te oferta lo que estás buscando, o por motivos de salario.

❌ Recomendar a uno de tus contactos como posible candidato. Si conoces a alguna persona a la que le interesa el puesto y su perfil encaja, puedes comentarlo también. O, simplemente, puedes ofrecerte a enviar la oferta a alguno de tus contactos. Mostrar preocupación e interés por facilitar el trabajo del reclutador será valorado por este.

❌ A la hora de despedirnos, debemos agradecerle a la empresa el tiempo y el interés dedicado hacia nuestra candidatura. Si es posible, también es recomendable algún halago, como por ejemplo “su empresa me causó buena impresión”, “fuisteis muy amables en la entrevista”.

❌ También es posible aclarar que, si se dieran las condiciones necesarias en el futuro, no duden en llamarnos si lo necesitan para cubrir un puesto en el que podamos encajar.

Cómo rechazar una oferta de #trabajo sin perder oportunidades ❌ Clic para tuitear

En resumen, decir que no de forma asertiva, sin romper relaciones o contactos, manteniendo en todo momento nuestra imagen profesional y siempre teniendo en mente que podemos ahorrarnos mucho tiempo si antes de comenzar a buscar trabajo tenemos claro nuestra meta u objetivo.  Decir no, no es malo, si se sabe cómo y por qué.

SOBRE LA AUTORA DEL ARTÍCULO

Eloísa Blanco - Ocupa2

Eloísa Blanco

Reclutamiento y selección de personal

Hay una versión móvil para esta página(AMP).

Abrir versión móvil.