El fenómeno de las startups

Es probable que hayas oído en más de una ocasión esta palabra o que hayas visto alguna noticia sobre ella pero…¿qué significa startup? Esta forma de negocio que desde hace un par de años está en la boca de todos/as y se ha convertido en la vía rápida para el emprendimiento, no hace más que expandirse a todo tipo de sectores y países. Hoy hablamos de ellas.

¿Qué es una startup?

A diferencia de otros modelos de negocio, una startup es una empresa emergente que normalmente cuenta con un alto componente tecnológico, tiene grandes posibilidades de crecimiento – lo hace a mayor escala y con más rapidez que una pyme tradicional – y de manera habitual, cuenta con una idea innovadora de negocio. O lo que es lo mismo, una idea pionera en el mercado o un concepto poco explotado.

Una vez definido el concepto de startup, nos asaltan varias dudas sobre ellas: ¿son negocios fiables? Te sorprendería saber cuántas de las grandes empresas que conocemos hoy día iniciaron su camino en el mercado con esta forma de negocio. Compañías como Google, Facebook o Twitter son solo algunas de ellas. Tal vez si hablamos de una de las más recientes, tenemos que mencionar a la española Glovo, que en los últimos meses se ha convertido en “la gallina de los huevos de oro”, superando una valoración de 1.000 millones de euros.

Ventajas de las startups

A pesar de la primera impresión que se pueda tener acerca de este tipo de empresas, las ventajas que ofrecen son muchas. Algunas de ellas son:

  • A la cabeza de la innovación: crear nuevos conceptos o dar una segunda vida a otros que se habían quedado obsoletos. Las startups son una fuente continua de innovación y esto es uno de sus puntos fuertes a la hora de alcanzar el éxito.
  • El trabajo en equipo como clave del éxito: es cierto que esta forma de trabajar lleva años siendo popular pero es en las startups donde el trabajo en equipo/colaborativo se explota al máximo, puesto que cada miembro del equipo aporta e enriquece los proyectos.
  • Transforma y vence: ¿qué algo no funciona? Pues vuelta a empezar. Y es que si algo define a las startups es su capacidad de reinventarse y volver a empezar.
  • Cuna del emprendimiento: tener una idea base sobre la que trabajar no implica cerrar la puerta a otras ideas. Y es que cuando se unen personas con inquietudes y ganas de superarse nunca se sabe cuál será el próximo  proyecto.

Y tú, ¿aún sigues dudando de la solvencia de este tipo de empresas? Lo que antes se consideraba un proceso tedioso y largo ahora se ha convertido en un camino ameno, rápido y eficaz. Características acorde a la inmediatez que el mundo requiere hoy día.

Hay una versión móvil para esta página(AMP).

Abrir versión móvil.