La “Gig economy”

La “Gig economy”, o “Economía de los pequeños encargos”, es tan sólo un ejemplo más de cómo se está transformando el mercado laboral, principalmente debido  a la digitalización del empleo y a la necesidad de la empresas de gestionar proyectos con mayor agilidad y flexibilidad. Pero, ¿sabes exactamente en qué consiste? En este artículo te damos todas las claves.

¿Qué es la Gig economy?

El concepto “Gig economy” o “economía de los pequeños encargos”, nació en Estados Unidos hace ya más de 10 años, y hace referencia a trabajos esporádicos, habitualmente de corta duración, para realizar tareas o labores específicas dentro de un proyecto, cuya contratación se externaliza en un profesional “freelance” o autónomo.

¿Qué tareas se suelen externalizar, y a través de qué medios o plataformas?

Cualquier pequeña tarea o encargo es susceptible de ser contratada mediante esta nueva modalidad de trabajo autónomo, como por ejemplo: redacción y generación de contenidos, servicios de marketing digital, servicios de limpieza, servicios de mensajería, servicios de transporte de viajeros, trabajos de programación, trabajos de diseño gráfico, tareas de reparación, servicios de mudanza, pedidos a domicilio, …, y un largo etcétera.

Actualmente  entre el 20 y el 30% de la población activa en Europa y EE.UU. participa en la ‘gig economy’ en diferentes grados, y diversos estudios e informes recientes aseguran que más del 40% de los trabajos realizados en 2020 se harán bajo este modelo económico. Por tanto, el crecimiento de la gig economy se prevé que va a ser muy acusado en los próximos años, y existirá una mayor diversidad de tareas o encargos que podrán ser contratadas mediante este nuevo modelo laboral de contratación de profesionales “freelance” o autónomos.

En cuanto a las plataformas que actualmente son más utilizadas para poner en contacto a empresas con profesionales “freelance” o autónomos, podemos destacar las siguientes:

  • Workana, Freelancer, Soyfreelancer, Twago (plataformas en español para buscar empleo freelance).
  • CornerJob (aplicación móvil para la búsqueda de empleo).
  • UdemyTutellus, Bussor (marketplaces para docentes que desean comercializar sus cursos o videocursos online).
  • PublisuitesLowpostCoobis (páginas para conseguir trabajo como redactor freelance o blogger).
  • 99designsFiverr (páginas para encontrar trabajo como diseñador gráfico freelance).
  • Wayook (plataforma para solicitar cuidadores de personas mayores o niños, o profesionales de la limpieza del hogar).
  • Deliveroo (especializada en pedidos de comida a domicilio).
  • Uber (servicios de transporte de viajeros).
  • Airbnb (gestión de alquileres vacacionales).
  • Wallapop (venta de productos de segunda mano entre particulares).
  • TaskRabbit (especializada en tareas domésticas).

Ventajas de la Gig economy

  • El profesional “freelance” o autónomo se autogestiona su tiempo, se marca sus ritmos, trabaja cuando quiere y en los proyectos que más le interesan, por lo que dispone de una mayor flexibilidad laboral y conciliación de la vida familiar.
  • Las empresas que contratan a estos profesionales pueden gestionar sus proyectos con mayor agilidad y flexibilidad, acceden a servicios de manera inmediata y sin necesidad de invertir en infraestructura ni en personal.
  • Lo profesionales que tienen una mayor cualificación profesional y que, por tanto, son capaces de aportar un valor añadido en la prestación de sus servicios, reciben muy buenas valoraciones por parte de sus clientes, por lo que sus servicios son muy recomendados y pueden incrementar en gran medida sus honorarios profesionales y, por ende, sus ingresos.

Puntos a mejorar de la Gig economy

  • El profesional “freelance” o autónomo aporta todo (su conocimiento, instrumentos o medios de trabajo, su mano de obra, corre con los gastos derivados de su actividad, etc.), por lo que puede incurrir en bastantes riesgos derivados el abaratamiento de precios por parte de posibles competidores, dado que se quedaría sin margen de beneficios.
  • El crecimiento del número de profesionales “freelance” o autónomos está produciendo un abaratamiento de los precios, debido a la gran competencia existente, por lo que estos profesionales tienen que trabajar más para ganar lo mismo, o incluso menos, lo cual está provocando precariedad laboral.
  • Puede verse mermada la calidad de vida, debido a la inestabilidad de las contrataciones y de los ingresos derivados de las mismas.

Visto lo visto, parece que este nuevo modelo de contratación de profesionales viene para quedarse en el mercado laboral, así que mejor será que todos vayamos pensando en qué podríamos ofrecer como profesionales freelance o autónomos.

SOBRE LA AUTORA DEL ARTÍCULO

Angustias Pendón

Coordinadora Académica del centro de formación presencial en Málaga de Audiolís.

Hay una versión móvil para esta página(AMP).

Abrir versión móvil.